Cómo pagar menos impuestos

Cómo pagar menos impuestos

Antes de que acabe el año es momento de repasar las medidas a tomar para reducir la carga fiscal.

Abrir un Plan de Pensiones

Porque es el mejor producto financiero fiscalmente hablando, puesto que es el único que permite deducir lo aportado hasta una cantidad máxima cada año.

Su fundamento es constituir un ahorro para la jubilación, que permita llegar a esa etapa de la vida de una forma desahogada, sin preocuparse de cómo estará la hucha de las pensiones en ese momento.

La forma de constituir ese ahorro es realizando aportaciones mientras se está en activo, que se harán líquidas en el momento de la jubilación. Desde hace un año los Planes son mucho más líquidos, ya que es posible cobrar las aportaciones a partir del décimo año desde que se hayan hecho (para las aportaciones hechas en 2015 y siguientes, las anteriores serán disponibles en 2025).

¿Cuándo hay que empezar a ahorrar?

Cuanto antes se haga mejor, porque el esfuerzo mensual será más pequeño. Es conveniente hacer cálculos para elegir bien el Plan en el que se invierte: si falta tiempo hasta la jubilación, se puede invertir en Planes que tengan más peso en renta variable y obtener mejores rentabilidades, consiguiendo acumular más cantidad. En Ibercaja contamos con la línea de Planes de Pensiones de Gestión Activa Global, con un Plan diferente según la edad del ahorrador, la forma más sencilla de optimizar los resultados a conseguir con el Plan.

Aportar al Plan de Pensiones hasta la cantidad máxima con derecho a reducción

Porque la aportación anual tiene un máximo a reducir de la base imponible, que es un 30% de los rendimientos netos del trabajo con el tope de 8.000€ por año. Y conviene no exceder esa cifra: si lo hacemos, serán cantidades que no tendrán ventaja fiscal ahora, pero por las que tendremos que pagar cuando se recupere el Plan.

Para calcular cuál es esa cantidad máxima, lo mejor es ponerte en contacto con tu gestor en tu oficina de Ibercaja, porque él te podrá decir exactamente cuál es tu cantidad máxima, utilizando herramientas informáticas que tendrán en cuenta todas tus circunstancias personales. Para un cálculo más aproximado, existen programas en diferentes páginas web, sirven para darnos una idea de cuál es la cantidad, aunque es conveniente confirmarlo siempre en tu oficina.

Y todo esto antes de que acabe el año

Porque las aportaciones que tendrán derecho a reducción en tu próxima declaración de renta son las que se realicen antes del 31 de diciembre del 2017. Quedan pocos meses para realizar esas aportaciones, así que es momento de pensar ya en mejorar la factura fiscal del año que viene, de hacer números y de dejarte asesorar por tu gestor. Y, además, con la posibilidad de aprovechar los regalos que se consiguen por aportar a Planes de Pensiones: incentivos que vendrán muy bien para cerrar el año 2017 de la mejor manera posible.

Pero, ¿cuánto tendré que pagar a Hacienda cuando recupere el Plan? ¿Habrá merecido la pena?

Siempre que los ingresos declarados durante la vida laboral sean superiores a los declarados una vez jubilados habrá merecido la pena. En esos casos, la deducción se produce los años de mayor tributación y se paga cuando los tipos marginales son más bajos.

¿Y para cobrar el Plan de Pensiones?

Es importante ponerte en manos de un buen asesor que contemple todas las posibilidades de rescate: podemos posponer el cobro para recuperarlo en el ejercicio fiscal que más nos interese, habrá que valorar todas las formas de rescate posible y elegir la que mejor se ajuste a cada caso concreto y, por supuesto, la que fiscalmente resulte menos gravosa…incluso considerar la posibilidad de dejarlo para que lo recuperen nuestros herederos, si no lo necesitamos para mantener el nivel de vida, y continuar haciendo aportaciones durante toda la vida.

Los Planes de Pensiones siguen siendo la mejor manera de reducir la factura fiscal cada año. Pero, como en cualquier inversión, confiar en las personas que nos conocen nos ayudarán a tomar la mejor decisión en cada momento.